Psicólogos de Pareja en Málaga

Las parejas son más que la suma de dos personas independientes, son el tiempo que comparten, el recorrido personal de cada uno, sus historias familiares, sus experiencias y vivencias, así como sus ámbitos externos (laboral, social, de salud, familiar…).

Por ello, las relaciones de pareja son vínculos complejos que, en ocasiones, pueden desajustarse dando lugar a problemas, conflictos o insatisfacciones en uno o ambos integrantes de la relación.

Cuando en nuestra relación existe desesperanza, distanciamiento o desmotivación para con nuestra pareja, es el momento de buscar la orientación y ayuda de un profesional. 

Nuestro equipo de psicólogos de parejas en Málaga y Fuengirola están a tu disposición para ayudaros en el reencuentro, comprensión y resolución de las dificultades que podáis estar atravesando.

¿Cómo saber si necesitamos acudir a un psicólogo de pareja en Málaga?

Problemas de Comunicación

Discusiones Constantes
Falta de Comunicación
Mala Comunicación
Quejas constantes

Problemas de Resolución de Conflictos

Frustraciones
Distanciamiento
Falta de Límites
Desesperanza

Otros problemas

Falta de Intimida
Relacionarse desde la defensa y/o ataque
Convivencia
Incompatibilidad de proyecto vital
Relaciones sexuales
Mitos y Creencias Erróneas
Desconfianza
Celos o inseguridades

¿Cómo es ir a un psicólogo de parejas y a terapia de pareja?

La terapia de pareja tiene muchas similitudes con la terapia individual, teniendo como principal diferencia la necesidad de contar con el compromiso de ambas partes para poder llevar a cabo el trabajo terapéutico de una manera abierta, honesta y comprometida.

Nuestro psicólogo de pareja en Málaga hará una evaluación, tanto conjunta como individual, para ver cómo estáis como pareja, las necesidades y problemáticas que existen, así como las motivaciones, expectativas y proyección que tenéis como pareja.

Tras esto, comienza la intervención con vuestro psicólogo de pareja en Málaga, la cual se dará de manera conjunta y, en caso de ser necesario, también de manera individual. Se trabajarán los objetivos consensuados en terapia, tanto dentro como fuera de consulta.

¿Cómo es ir a un psicólogo de parejas y a terapia de pareja?

¿Qué es la terapia de pareja?

Durante las sesiones conjuntas, el respeto es el pilar base sobre el que se trabaja. Sin respeto, no hay quehacer posible. Este respeto es tanto verbal como de cualquier otro límite necesario que las personas puedan comunicar durante las citas.

La terapia de pareja tiene como objetivo plantear unos objetivos comunes, como pareja, por lo que hay que trabajar a la par, con cooperación, para lograrlos.

A nivel individual, las personas que conforman la pareja han de hacer un ejercicio de análisis interno sobre quiénes son y cómo actúan en la relación. Hay que realizar un ejercicio de responsabilidad y tomar conciencia en esto, para gestionar de otra manera posibles conductas y/o actitudes que estén afectando sobre la relación.

La terapia y las sesiones son una oportunidad para encontrarnos con nuestra pareja y con nosotros/as desde la comprensión, sinceridad y afecto.

¿Qué no es la terapia de pareja?

Las sesiones de terapia no son campos de batalla en donde machacar a nuestra pareja con todo el malestar que traemos a nuestras espaldas.

En la terapia de pareja no se buscan culpables, sino soluciones. Se busca entender por qué mi pareja se comporta como lo hace, pero sin juzgar ni culpabilizar.  

Las personas que componen la relación son responsables de las dificultades y problemáticas que están teniendo. En terapia, no dejamos todo el trabajo a una de las partes, sino que ambas trabajan haciéndose conscientes de su responsabilidad afectiva y de todo aquello que necesitan adaptar tanto a sus necesidades como a las de su pareja.

En terapia de pareja, no todo vale. Hay una serie de principios básicos mínimos, como el respeto y la educación, que han de estar siempre presentes. Cualquier tipo de acto violento, ya sea físico o verbal, no puede darse en un espacio que pretende la unión y afecto. 

Preguntas frecuentes

La eficacia de la resolución de los problemas en el seno de una pareja implica que ambas partes formen parte activa de su resolución. Aquí es importante no forzar a la otra persona a acudir a terapia si no lo desea, puesto que, aunque acuda por ‘obligación’ o bajo presiones, será muy difícil que se involucre verdaderamente en el trabajo que habrá que realizar.

Por esto, si tu pareja no quiere acudir a terapia, algunos problemas no podrán solucionarse. Sin embargo, a ti puede ayudarte en la gestión de los conflictos que surgen en la relación, ya que podrás adquirir herramientas para enfrentarte a esas situaciones problemáticas.

El objetivo es que vuestra relación mejore y salga reforzada. Ahora, es importante recordar que este no es siempre el resultado.

En ocasiones las proyecciones vitales o los cambios que se han podido producir en vosotros/as como personas hacen que haya una distancia insalvable. Es fundamental recordar que las personas, nuestros afectos y sentimientos, no son piezas de puzzles que han de encajar a la fuerza.

La terapia de pareja no busca el forzar un vínculo, no queremos ‘pegar’ una relación que puede que esté ya rota. La meta de la terapia de pareja es mejorar vuestra relación, actuando sobre los ‘pilares’ básicos de cualquier vínculo, para que así os reencontréis y podáis seguir un camino en conjunto con más herramientas, tranquilidad y felicidad.

Como siempre hemos dicho, es difícil estimar la duración de una intervención, dado que cada persona -y caso- es distinto.

Lo que si es importante es el compromiso, apertura e implicación de la pareja en la consecución de los objetivos terapéuticos que se han consensuado entre ambas partes.

Tanto Irene como Daniel, cuentan con experiencia y formación en materia de género, por lo que sus intervenciones siempre tienen este enfoque.

¿Qué quiere decir esto? Que no obvian las problemáticas y violencias que las parejas no heteronormativas atraviesan por el hecho de serlo: en sus familias, comunidades, amigos/as, trabajos… En ocasiones, el ‘outing’ o los conflictos y dificultades que a veces acompañan a alguna de las partes de la pareja debido a sus ‘propias mochilas’ -en una sociedad que aún está aprendiendo a aceptar y convivir con la homosexualidad y las personas LGTBIQ+-, también son causantes de frustraciones, estrés, crisis o condicionamiento dentro de la pareja.

Sean cuales sean las necesidades que presentais como pareja, Integria Psicología es un espacio respetuoso y amigo con las personas LGTBIQ+, con un equipo de profesionales que te escuchará sin prejuicios o actitudes discriminatorias. 

Abrir chat
Escríbenos por Whatsapp
Escanea el código
Hola, soy Irene, psicóloga de Integria Psicología 👋🏻

¿En qué podemos ayudarte?